Ultima Actualización: sábado 15 junio 2019  •  12:00 PM

Arroyo Pontezuela: subcuenca vital del Anillo Verde de Santiago

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  miércoles 10 junio 2015

Una de las subcuencas urbanas de mayor cuidado para la sostenibilidad del río Yaque del Norte es la formada por los arroyos Guazumal-Pontezuela. Con un cauce de 8.69 km de longitud en conjunto con el arroyo Hoya del Caimito, constituyen el Anillo Verde del Este de la ciudad de Santiago. Prehistóricamente el desarrollo natural del Cibao Septentrional zona donde se asienta la ciudad de Santiago, evolucionó creando cursos de agua y vegetación espesa en las riberas de estos cauces. Sin embargo, a partir de los años 70 del siglo XX se realizó una caótica urbanización formal e informal de franca enemistad con el río Yaque y sus afluentes. El modelo de desarrollo económico del siglo XX consumió más recursos naturales que los gastados en toda la historia de la humanidad. Eso debe cambiar.  
    
Sépase que este Anillo Verde es el único del sistema hidrográfico de Santiago que atraviesa en dos puntos críticos, la autopista Duarte que como sabemos es la vía más importante de la isla. En estos cruces, los arroyos Pontezuela-Guazumal y Hoya del Caimito, irrumpen en esta gran vía por lo que el manejo de esta cuenca impone rigor. El peso en toneladas del transporte de productos, los miles de personas que circulan anualmente por esta vía y la inversión económica de negocios del entorno son clave. Si estos arroyos fueran afectados por graves fenómenos naturales esta ruta podría dejar incomunicado a una parte de Santiago de las provincias Cibaeñas y el DN. 
    
Gestionar la cuenca de los arroyos Guazumal-Pontezuela impone aprobar una ordenanza rigurosa a nivel municipal para que constructores y urbanistas, estén bien claros de sus límites y posibilidades en la cuenca del Yaque. Los arroyos Guazumal-Pontezuela nacen al nordeste del área urbana del municipio de Santiago y recorren por el municipio de Tamboril, los barrios de los Jardines del Dorado, Pontezuela, Las Quintas y los Embrujos. Se unen al arroyo de Nibaje que recorre a su vez, los sectores de La Zurza, El Ensueño, La Lotería, El Portal y Villa Noa, para desembocar finalmente en el Yaque. Los arroyos y sus afluentes, transcurren por las Unidades Zonales de Planificación (UZP) No. 4 y 5 del Ordenamiento Territorial de Santiago.   
    
En el entorno próximo a estos arroyos se han construido sin normas territoriales claras, áreas residenciales, negocios, plazas comerciales, centros de salud y escuelas de alta vulnerabilidad a inundación, deslizamientos y sismos. Estimamos en 6,723 personas, 1,679 residencias, 53 establecimientos comerciales, 4 industrias, 3 escuelas y 1 centro de salud, los potencialmente afectables con posibilidad de generar mortalidades y pérdidas de propiedades y recursos.  
    
Sabemos que el curso urbano de este sistema Guazumal-Pontezuela es precisamente una de las zonas donde existe una elevadísima cantidad de viviendas y empresas que no tienen cobertura de recolección, ni tratamiento de sus aguas residuales, ni tampoco sus efluentes industriales y hospitalarios son gestionados. De ahí que se impone la construcción de un gran colector de aguas residuales que logre acopiar el 100%, mediante una recolección que aporte continuidad a los caudales de la red secundaria hacia las plantas de tratamiento de CORAASAN. Construir este gran colector es vital pues permitiría conducir todo este gran volumen de agua residual a la planta de Rafey vía los colectores que corren paralelos al río Yaque.
        
Santiago debe reducir los niveles de contaminación que generan a los asentamientos humanos formales e informales producto de la descarga directa de aguas residuales y efluentes industriales en estos arroyos. El Plan Estratégico 2020, el Plan de Cuencas de CORAASAN y el CDES, y ICES-BID han visualizado la instalación de 5,074 metros lineales de tubería para recoger y tratar el 100 % de las aguas residuales de decenas de barrios. 
    
Actuar en este arroyo Pontezuela y en todo el Anillo Verde del Este de Santiago, favorecerá escenarios climáticos que pronostican disminución de precipitaciones; el agua que actualmente no se utiliza en este sistema porque está contaminada, si se trata podrá almacenarse y utilizarse. Serán 300 mil santiagueros los que se beneficiarán por la construcción de este gran colector que conducirá a tratar y limpiar todas las aguas residuales de las UZP 4 y 5 hacia la moderna planta de tratamiento de Rafey. Con estas acciones cumplimos el Plan de Cuencas de Santiago y logramos que la ciudad sea más estratégicamente sostenible.