Ultima Actualización: sábado 15 junio 2019  •  12:00 PM

Más allá de nuestras fuerzas

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  martes 30 junio 2015

"Un hombre de carácter podrá ser derrotado pero jamás destruido".(anónimo). 

Vivía convencido de que solamente con la fuerza de voluntad podías conseguir todo lo que fuere, unido al carácter. Sin embargo, la realidad de muchas cosas que te suceden te dan en la cara y te dicen que aún existen otras  que sin ellas, no hay "complemento", para que puedas utilizar ese instrumento de la voluntad en contra de lo que debes enfrentar o para derrotar cosas en ti que aún no has podido resolver o cerrar capítulos. Hay quienes pueden tener una dura fuerza de voluntad que llevan a cumplir todas sus responsabilidades, de trabajo, o social o comunitario; sin embargo les resulta difícil utilizar la misma fuerza para sí mismo. Para mejorarse asimismo contra males, cargas, pruebas, que hemos tenido a través de nuestras vidas pero que no hemos podido superar.         

Existen cosas que van más allá de la fuerza física, de la voluntad que tenemos para cumplir a otros, que no están en nuestras manos o fuerza, que solo se combaten desde qué tenemos en nuestro interior; de qué usamos para fortalecer lo que se llama espíritu; qué tan pesada es la carga y cómo la podemos combatir y enfrentar, cuando tenemos cosas que no hemos podido cerrar, duelos que no hemos curado, porque no estamos viendo más allá del dolor físico y la ausencia causada, simplemente nos hemos quedado en el dolor, en los males, no en la mejoría. En fin, situaciones que si bien ocurren y no están en nuestras manos su suceso en cierta forma; sin embargo, la solución no podemos buscarla solamente en esa fuerza de voluntad, sino en la fuerza interior, cultivada momento a momento fortaleciendo solamente a través de esa relación que debemos llegar a practicar, no sólo a manifestar de la boca hacia afuera. Es un proceso, no una carrera.
    
Podrás ser muchas veces o encontrar que te derrote o te tumbe, y tendrás que utilizar más allá que tu fuerza voluntad para vencerlas. Porque no no solamente tendrás que reponerte, sino como harás esa recuperación, sin que debas echar mano a "métodos que  estés sano visto por fuera", pero lleno de veneno por dentro, o sea que realmente hemos podido recuperarnos físicamente o de apariencia, pero la lucha o el trabajo más duro es lo emocional, ahí solo puede trabajar la parte divina, ningún otro "especialista" tendrá el "bisturí" para abrirte, limpiarte y sanar tus heridas y cargas y decirte levántate y anda, ya estás curado. He aprendido que de nada te vale salir airoso de una situación o levantarte de una terrible experiencia, sino has sido capaz de curar las heridas internas que te haya podido dejar la secuela de todo cuanto te ha sucedido. Seguirás caminando pero no liberado, seguirás siendo "esclavo" de todo eso que te ha hecho daño. He aprendido a que es parte de la vida enfrentar las situaciones y los problemas, no sentarse a lamentarse, porque con ello nada podrás resolver. Procura que eso que enfrentarás no te robe todo lo bueno que puedas tener dentro de ti. No permitas que la maldad y la perversidad se roben tu libertad. 
    
Del atentado, del cual se cumplen sesenta y un meses, el jueves que viene y del proceso de juicio, he aprendido que mucho ha tenido que ver, junto a la fuerza divina, el apoyo incondicional y de corazón de lo mejor de este pueblo y la solidaridad, han sido el aliciente para levantarse día a día, para seguir adelante a pesar de toda maledicencia.