Ultima Actualización: sábado 15 junio 2019  •  12:00 PM

Esperamos que Danny traiga abundantes lluvias

Publicado por Redaccion Diario55  |  Editorial |  lunes 24 agosto 2015

Por tradición y en base a los traumas históricos, los dominicanos y todos los caribeños le tenemos miedo a los huracanes, ya que esos fenómenos de la naturaleza durante siglos, han sido destructivos en vidas y propiedades.

Basta recordar que nuestra capital, Santo Domingo fue devastada por el ciclón de San Zenón en 1930, dejando una estela de muertes y pérdidas materiales que 85  años después no se pueden olvidar, dejando inclusive, una legendaria canción del famoso trío cubano, Matamoros.

Ahora se acerca una tormenta que en un momento fue un huracán de categoría tres, es decir ya con un  nivel altamente destructivo cuanto tocara tierra, cosa que por fortuna nunca a lo ocurrido con Danny que viene por el Atlántico.

El fin de semana el fenómeno se degradó a tormenta y posiblemente llegue a nuestro territorio, se aproxime como depresión, entre martes y miércoles de esta semana.

No obstante con este meteoro se registra una situación muy especial, tanto en nuestro país como en Puerto Rico y posiblemente en otras zonas del Caribe, y es que gran parte de la población desea que llegue con sus aguas como una bendición del cielo.

Por supuesto queremos el agua abundante que aseste un duro golpe a esta terrible sequía, pero no deseamos fuertes vientos que generen destrucción en plantaciones, el bosque y las viviendas vulnerables, que muchas veces provocan desgracias personales.

Danny es esperado con ansiedad y esperanzas ya que este año los efectos de esta sequía han sido muy severos y se necesitan fuertes aguaceros que mojen la tierra, aumenten los caudales de ríos y presas, revivan los pastos y disminuyan el terrible calor.

Todo eso puede traer esta tormenta o depresión tropical, y por ello se perdió el miedo y existen esperanzas que por fin, luego de varios meses, las lluvias  hagan presencia y tengamos un respiro climático. Dios nos premie con abundantes lluvias de Danny.