Ultima Actualización: martes 15 octubre 2019  •  03:30 PM

La economía del “sharing”

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  jueves 3 diciembre 2015

Las argumentaciones de Byung-Chul Han sobre el tema “¿Por qué hoy no es posible la revolución?” se refieren a la economía del “sharing” (compartir).        

La misma habrá de suceder “a la economía de la propiedad y la posesión”. A primera vista el compartir puede parecer una acción económica dirigida a todo el sistema comunitario, y por estar el sistema mal fundamentado,  conduciría  a un comunismo, y por lo tanto, sería el fin del capitalismo. Esta falsa apreciación ha estimulado a más de un “izquierdista” y a figuras de la estatura del economista y ensayista   norteamericano Jeremy Rifkin  (Colorado, 1943) en su libro “La sociedad del coste marginal nulo”.
   
En ese sentido el filósofo Byung-Chal Hun afirma que es un error pensar que la economía del compartir, anuncia el fin del capitalismo cuando es todo lo contrario: la economía del compartir conduce en última instancia a la comercialización total de la vida.
   
Pero,  en qué consiste esta economía  del “sharing”?. Como Byung-Chal Hun no define la misma, encontré algunas consideraciones al respecto en el profesor E. Dans (La Coruña, 1965) cuando nos dice que en el surgimiento de la “sharing economy” confluyen dos elementos: primero, el descenso muy brusco de los costes provocado por la popularización de las redes sociales, y esto nos lleva a lo segundo, la adquisición de productos a bajo coste por las redes es más eficiente que el actual (voy a llamarlo tradicional) que resulta complejo, ineficiente y al alcance de unos pocos.
   
Sobre los efectos de la “sharing economy” el Prof. Dans nos explica que desde el punto de vista económico, es un aprovechamiento eficiente porque está situada bajo la curva de la oferta y la demanda, y por tanto, día a día surgen nuevos incentivos para portadores de servicios que satisfacen las necesidades de clientes que optan por esa oferta frente a la tradicional.
  
 La oferta y demanda tiene un ingrediente que es el dinero. Quien no posee dinero, tampoco tiene acceso al sharing, pero algo más, los que no tienen dinero quedan excluidos, por lo tanto, no nos libera del capitalismo, y, queda rechazada la teoría de la comunidad o “de lo común”, y nos lleva, entonces, hacia la “capitalización total de la comunidad”. Es lo que él llama la sociedad de recíproca valoración, en el amplio sentido del término, valoración de todo, por ende, “se comercializa hasta la amabilidad. Uno se hace amable para recibir mejores valoraciones”.
   
Así la economía basada en la colaboración, continúa el documento, predomina la dura lógica del capitalismo. Es bello compartir, pero dentro de este esquema nadie da nada voluntariamente. Parafraseando el refrán: el amor y el “compartir” se fueron al campo un día, y más pudo el “compartir” que el amor que le tenía.
   
Como muestra un botón: Los medios de comunicación internacionales han difundido la  información que Cuba abrirá en las próximas semanas 35 zonas de navegación con tecnología Wifi para la población en general… esto reducirá el costo  actual de navegar en la red desde 4.50 dólares a 2 dólares la hora…es una de las tasas de conectividad a internet  más bajas del mundo...esto forma parte de la “flexibilización” ofrecida por Estados Unidos… (continuará).