Ultima Actualización: lunes 10 diciembre 2018  •  10:00 PM

Consejo de Cultura para el Desarrollo

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  miércoles 3 octubre 2018

El Consejo de Cultura para el Desarrollo (CCD) ha sido institucionalizado por la Ordenanza Municipal 3127-16, siendo una contribución al legítimo capital social santiaguero. Su despegue acontecerá esta semana cuando en el Despacho del Alcalde, sus socios institucionales inicien acciones que desde ahí en adelante serán concertadas. Un consejo donde la gestión cultural será concurrente y de apoyo mutuo, es el mejor espacio para gestar una afluencia organizada a favor de la Cultura y el Desarrollo. 
    
El CDD tiene 12 competencias funcionales que facilitan la gestión y la activa animación sociocultural. Una entidad cuya asamblea institucional tendrá todos los socios que acepten sus Estatutos y Principios. Que dará sentido unitario a las actividades culturales; generará atractividad y miles de nuevas visitas a Santiago. Sus Estatutos Corporativos serán coherentes con la ley 122-05 y creará el primer Ágora o Asamblea Ciudadana de la Cultura de Santiago. 
    
El Consejo de Cultura para el Desarrollo (CCD) es una colectividad de concertación social, diálogo y apoyo a las mejores iniciativas culturales. Es una pieza institucional sin precedentes para la promoción y articulación pública-privada en cultura. El CDD facilita, pero no es un órgano para ejecutar acciones. Esa competencia les corresponde a cada entidad pública o privada que por ley o tradición le incumbe poner en operación diversas iniciativas. El CDD tendrá una dirección ejecutiva con las labores de convocar, animar, promover y asegurar la puesta en escena de su plan operativo anual (POA). 
    
Además de apoyar las iniciativas culturales, una de las principales acciones del CCD, será publicar y colocar en sitios públicos de concurrencia como el aeropuerto, los grandes centros comerciales y universidades, el Almanaque o el Qué pasa cultural. Publica el conjunto de actividades culturales; desde exposiciones de arte, festivales, ferias, fiestas, ofertas gastronómicas, conciertos de son, jazz, merengue y más.         

También karaokes y todo tipo de actividades culturales. Será un verdadero catálogo cultural donde tendrán su espacio desde los clubes culturales de los barrios hasta los grandes equipamientos culturares como el Gran Teatro, el Centro de Convenciones y el Centro León. Desde las diferentes casas de arte, salas de exposiciones hasta canales de televisión, emisoras de radio, hoteles, discotecas y restaurantes.   
    
Asimismo, este Consejo de Cultura para el Desarrollo (CCD) promoverá la cultura para armonizar las históricas vivencias colectivas que se expresan en el Ser, el Estar y el Hacer de los santiagueros y cibaeños. Cultura no es erudición, ni tampoco nivel instrucción. Ni conciertos de música clásica, ni el ballet para los pobres para que sean “gente culta”. Menos, el momento alegre colocado en eventos para animar. 
    
UNESCO demuestra que todos los colectivos humanos tenemos formas de Ser, Estar y Hacer, así como diversas maneras de concretarlas en expresiones estéticas de arte, generadoras de atractividad, magia y deleite. 
    
Nuestra cultura es mamey o naranja como el color de las Águilas Cibaeñas. Coloración que según la etimología de la palabra expresa emociones positivas, aporta seguridad, facilidad y comprensión de lo diverso. El mamey estimula la mente, renueva ilusiones y provoca espontáneamente el gozo. Mamey es el color de Santiago, de sus artes visuales y escénicas, de sus merengues, sones, bachatas y vibrantes ritmos urbanos. 
    
El Consejo de Cultura para el Desarrollo (CCD) es una alianza naranja de Santiago, que articulará una gran convergencia de artistas, gestores creativos, artesanos, asociaciones de empresarios, innovadores, chefs que agregan valor, técnicos en gobernabilidad cultural electrónica, organizaciones diversas, legisladores, regidores y la ciudadanía llana. 
    
El Consejo de Cultura para el Desarrollo (CCD) es un proyecto que surge de la Agenda de Cultura. Un genuino Plan Maestro que inició con los murales de ciudad y los conciertos en parques y espacios públicos, y se extenderá con eventos culturales de impacto. Una iniciativa que diagnosticó la situación de la cultura en gestión y animación sociocultural; en las industrias creativas; y en el equipamiento cultural. 
    
Formuló siete principios rectores, tres estrategias, 25 proyectos que van a generar unos 396 productos en los próximos 4 años.  La Agenda de Cultura para el Desarrollo a impulsar por este Consejo, implica un financiamiento de 448.2 millones de pesos. Es decir 112 millones de pesos anuales por 4 años, que deberán ser aportados gradualmente por gestión, contribución, donación, inversión y asistencia de más de 50 instituciones públicas y privadas, dentro de las que se destacan el Ministerio de Educación, OISOE, Ministerio de Obras Públicas, Ministerio de Cultura, Alcaldía de Santiago, sector privado, Banco Interamericano de Desarrollo (BID), UNESCO, Unión Europea, INFOTEP, embajadas y Banca Solidaria, entre otras.
     
Iván Duque, actual Presidente de Colombia y Felipe Buitrago, hoy Consejero Económico de la  presidencia de ese país, cuando eran consultores del BID, describieron la Cultura para el Desarrollo como la Economía Naranja de las ciudades y naciones. Una idea en la que Santiago le ha llegado su momento, como decía Honoré de Balzac. 
    
La Conferencia de Naciones Unidas de Comercio y Desarrollo (UNCTAD) subraya que las exportaciones de bienes y servicios culturales aumentó en esta pasada década, en un 134%. Creaciones en tejidos de costura, diseños gráficos, artes visuales, artesanías originarias, audiovisuales interactivos, arquitectura verde, nueva recreación, imágenes y publicidad personalizada. Todos son el nicho de negocios más importante en esta década del siglo XXI.

Reynaldo Peguero, Director del Plan Estratégico de Santiago.