Ultima Actualización: domingo 18 agosto 2019  •  09:00 PM

Solano y don Alvaro: “Por amor”

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  lunes 25 febrero 2019

Hay artistas que se convierten en esencia de una nación. En vida merecen todos los honores y cuando mueren se entristece el alma de la patria. Por ejemplo, en París, Charles Aznavour recibió en octubre del año pasado un “funeral de Estado”, con la presencia de los presidentes de Francia,  Emmanuel Macron  y de Armenia (país donde nació el intérprete de “La Bohemia”), Armen Sarkissian.

Aunque sé que Dios nos lo preservará por mucho tiempo, cuando llegue lo inexorable, nuestro Rafael Solano merecerá por igual un “funeral de Estado” y se deberá principalmente a su canción “Por amor”.

 

“Por amor” es un himno en el mundo. Fue presentada por primera vez en el Festival de la Canción Dominicana, en noviembre de 1968, en la voz de Niní Cáffaro, quien conquistó el primer lugar. Ha sido grabada en varios idiomas y cantada por artistas del calibre de Plácido Domingo.

 

Resalto que Rafael Solano es pianista destacado, director de orquesta, productor y autor de decenas de canciones exitosas, como “Dominicanita”, “El sonido de tu voz”, “En la oscuridad”, “El diez de abril”, “Güira y tambora”… Además, en las paredes de su hogar no caben más reconocimientos nacionales e internacionales.

 

Como “Por amor” es una canción que ha trascendido, no es de extrañar que provoque debates. Entre las personas que han tratado el tema está don Alvaro Arvelo, prominente comunicador que labora en “El gobierno de la mañana”, que se transmite en “La Z 101”, la emisora más importante de la República Dominicana. 

 

Don Alvaro, a quien respeto y admiro, expresó que Rafael Solano no es el autor de “Por amor”, si no el también compositor Manuel Troncoso. Eso provocó que Rafael Solano, a través de la honesta y capacitada abogada Laura Acosta, lo demandara por difamación y violación a la Ley sobre delitos de alta tecnología, incluyendo a los ejecutivos de la estación, Bienvenido Rodríguez y Willy Rodríguez, ambos nobles símbolos de la libertad de prensa.

Cuando he escuchado a don Alvaro referirse al tema, lo ha hecho de buena fe, sin ánimo de causar daño. Defiende su postura como acostumbra. Eso sí, estoy convencido de que no tiene razón y de que como yo así piensa nuestro pueblo. Este enfrentamiento no es positivo para nadie. Como ciudadano espero que esa litis no continúe y que las partes conversen y dejen el tema a un lado. Háganlo “Por amor”.