Ultima Actualización: sábado 15 junio 2019  •  12:00 PM

Hipólito Mejía denostado y adversado por sus contrarios del PRM

Publicado por Redaccion Diario55  |  Opinión |  miércoles 22 mayo 2019

"El verdadero político debe estar por encima de la mentalidad colectiva"

Es verdad, lo más difícil de cambiar es la mentalidad de un pueblo, Hipólito lo sabe y a veces pienso que por ello actúa con esa manera atípica, repentista, que a muchos agradas y a unos pocos desagradas.

Polémico y populista, Hipólito Mejía, le dice al pan pan y al vino vino, de conceptos claros y denuncia las cosas a su manera.

Hipólito cumplirá el año que entra 80 años, él ha cometido muchos errores, alguno lo ha reconocido públicamente, como el de meterse en buscar una reelección presidencial.

Pienso que el mayor error de Hipólito fue no haberse acogido al relevo en el PRD y encabezar la lucha contra Miguel Vargas, que emergía como líder y promesa político en el partido blanco y el país.

Trunco la posibilidad del ascenso nueva vez del PRD al poder y dividió al partido.

Pero independientemente de sus errores no es cortés, amable ni leal desatar una campaña contra Hipólito denostándolo por sus años, y sus compañeros de partido (PRM de la tendencia de Luis Abinader) aliarse a sus enemigos políticos, aquellos que le han hecho los perores danos al expresidente.

¿Como se explica esa actitud? Como le hacen a Hipólito Mejía esa jugada.

A Miguel Vargas le hicieron una jugada, una campana de denuestos y calumnias en todos los frentes.

Es una conducta desfasada.

 Es una cultura de mentalidad atrasada, de praxis política arcaicas que ya no dan resultados en estos tiempos modernos, esos dirigentes y aspirante a presidente del país, pueden cambiar de personas, de gobiernos, de partidos, pero es muy difícil que cambien de mentalidad.

Lo primero es que esos aspirantes tienen que cambiar es la mentalidad, el problema no es de los partidos. No acusemos a los políticos, que tienen gran parte de culpa, son los políticos, es la gran realidad.

No entienden que el verdadero político, el auténtico, tiene que estar sobre la mentalidad colectiva. La mayoría de la población no tiene, -no se interesa o no puede- tener acceso a las ideas políticas o a los conocimientos, ya sea por razones económicas o personales, entonces el político debería estar con la masa, pero adelante, dirigiéndolas, no siguiéndolas. 

Miguel Vargas, como político y ciudadano se ha revelado con unas condiciones de relaciones humanas excepcionales, fundamentales en todo dirigente político, él está por encima de la sociedad dominicana. Por ejemplo... acá se ve a los partidos y la política como un antro de problemas, de conflictos, de peleas, de discordia, de distanciamiento, de desunión, la sociedad dominicana así la ve, sin embargo, Miguel Vargas les ha demostrado y en alguna medida los ha convencido, de que no es así, asumiendo una conducta y practica de concertación, unidad y cambio de la praxis política.

Además, Miguel Vargas es un ejemplo de gerencia política, de eficiencia en la función pública. Los ejemplos de ahora y del pasado están ahí.

Es incorrecto lo que están haciendo con Hipólito Mejía, se pueden llevar tremenda sorpresa a lo interno del PRM, le puede dar Hipólito tremenda sorpresa en la convención.

A sus casi ochenta años, con la experiencia de estadista, de político a típico, Hipólito se muestra diferente, sin esa impetuosidad de acabar con to, se muestra más conciliador, con una actitud de critico constructivo.

Él sabe que la historia no se va a repetir de la misma manera.

Los acólitos de Luis Abinader se equivocan al presentarlo como un viejo, loco y extravagante.

Hipólito le puede dar la gran sorpresa y convertirse en el candidato presidencial del PRM, y llegar a acuerdo con diferentes corrientes políticas y sectores nacionales, él, Hipólito. puede ser, si no hay acuerdo en lo interno del PLD, el de la transición que mucho creen necesaria.

La oposición está representada en Hipólito Mejía.

Ojo, el ser humano no aprende de la historia y es capaz de repetirla por dolorosa que haya sido, si con ello consigue sus objetivos ideológicos, políticos, económicos y sociales, todo basado en el egoísmo y una visión miope de lo que significa el pasado, presente y futuro; lamentablemente solo pensamos en los logros inmediatos y no en el daño causado a otros.

Advierto, hemos entrado en aguas turbulentas. Pero, no solo turbulentas, sino con remolinos y agitaciones políticas y sociales constantes, corrientes de pensamientos peligrosos, aguas profundas de lo desconocido, vientos huracanados de cambios vertiginosos en las estructuras sociales: políticos, económicos, morales, educativos, ambientales, familiares y, muchos más.