Ultima Actualización: viernes 18 septiembre 2020  •  09:00 AM

La Carta Pastoral y el 60 aniversario

Publicado por Redaccion Diario55  |  Editorial |  jueves 16 enero 2020

Como ya es tradición, la jerarquía de la Iglesia Católica emite su Carta Pastoral, con motivo de las celebraciones del Día de la Patrona de la nación, Nuestra Señora de La Altagracia. No tenemos registro desde cuando se realiza esta proclama eclesiástica, sobre los problemas nacionales.

En esa epístola al pueblo, el Episcopado Dominicano hace críticas y advertencias sobre problemas puntuales que atraviesa en cada coyuntura historia nuestro país, y tiene mucho peso en la opinión  pública.

En esta oportunidad no fue la excepción y martillo sobre la necesidad de adoptar medidas y llamar la atención  para condenar la nociva y corrupta practica de la compaña de cedula, que es una de las formas más burdas del fraude electoral.

Burda porque se trata de aprovecharse de la vulnerabilidad y desesperación de muchos dominicanos  humildes, que por unos pesos renuncian al derecho al voto, su sentir, por unos cuantos pesos.

Hace bien la cúpula de la Iglesia Católica con tocar esa tecla cuando el país está a un mes de una cita con las urnas y luego de ello, nos prepararemos para otra consulta cívica de mayor trascendencia, como lo es la de mayo próximo.

Pero es oportuno recordar que estamos en el aniversario 60 de aquella Carta Pastoral, que sentó un  precedente, al denunciar los monstruosos atropellos contra nuestro pueblo, por la entonces tiranía de Rafael Trujillo.

Son 60 años para recordar la actitud valiente del episcopado de entonces, que rompió lanzas con una prolongada actitud de complacencia con  esa tiranía, que melló en muchos sectores el prestigio de la Iglesia Católica.

Eran  tiempos donde soplaban aires frescos en el catolicismo universal, bajo el papado de Juan XXIII, el reformador que impulso el Concilio Vaticano II y otras  acciones que dejaron  atrás tantas  rémoras y atavismos, para esa institución de dos mil años de presencia en la humanidad.